La volatilidad en los mercados
Modificado
16/12/2020
La inversión en tiempos de incertidumbre

La volatilidad es una medida de riesgo que, en palabras simples, indica la variabilidad en los rendimientos diarios de un activo específico; y la cual, a mayor nivel, genera un mayor riesgo.

Si las condiciones del mercado son favorables, la teoría dice que los activos más volátiles deberían ser premiados con mayores rentabilidades en el largo plazo, sin embargo, es común ver excepciones a esta regla en el corto plazo.

En momentos de alta volatilidad, los inversionistas se ven tentados en invertir todos sus recursos en activos de liquidez. Sin embargo, se debe tener en cuenta que, en el largo plazo, el efectivo no tiende a brindar los retornos necesarios para compensar la inflación. En este sentido, conviene mantener un portafolio diversificado que se ajuste con el perfil de riesgo de cada inversionista, ya que es la manera más eficiente de invertir los recursos con miras a obtener óptimas ganancias.

Para ello, se debe implementar una estrategia de inversión diversificada mediante la cual los expertos en la materia puedan identificar las tendencias del mercado y las oportunidades de inversión para tomar decisiones que puedan permitir maximizar el capital en el mediano y largo plazo.

En este sentido, es recomendable tener una estrategia de inversión a la medida por medio de un equipo calificado de profesionales con amplia experiencia en la gestión de activos y medición del riesgo, quienes son los encargados de administrar los portafolios de inversión, maximizando la rentabilidad y realizando un acompañamiento permanente.