Las decisiones a la hora de invertir
Modificado
16/12/2020
Las decisiones a la hora de invertir

El panorama actual, consecuencia de los múltiples sucesos ocurridos en el último año, nos exige tomar decisiones inteligentes de inversión, teniendo en cuenta aspectos como el horizonte de tiempo, las preferencias e intereses particulares, el perfil del inversionista y la aversión al riesgo.

Si el objetivo de una persona es que su capital se incremente en el tiempo, invertir es una de las maneras para lograrlo, ya que permite generar rendimientos sobre el ahorro inicial. Para ello, es aconsejable tener claro los objetivos de inversión, así como los riesgos que cada persona está dispuesta a asumir y el periodo de tiempo de retorno.

En ese contexto, para alcanzar una buena inversión se deben considerar factores como la diversificación, pues permite reducir considerablemente el riesgo, al disminuir la fluctuación mediante el incremento del número de activos dentro del portafolio de inversión; teniendo en cuenta que una buena diversificación usualmente incluye acciones, bonos, propiedades y dinero en efectivo.

Alternativas para cada tipo de inversionista

El mercado financiero ofrece múltiples alternativas de ahorro e inversión para aquellos inversionistas que buscan potencializar su capital a través de portafolios que se ajustan a su perfil de riesgo y objetivos de permanencia.

En el sector existen diferentes opciones de ahorro e inversión como son los fondos, acciones, títulos, las inversiones en el exterior, y otros instrumentos como las pensiones voluntarias y los fondos de inversión colectiva; lo que les ha permitido a los inversionistas de todo tipo acomodar sus portafolios y determinar las estrategias más adecuadas para alcanzar sus objetivos.

Vale la pena tener en cuenta que aquellos activos de mayor riesgo, como las acciones, generan en el largo plazo mayores retornos, pero también tienden a ser más volátiles cuando son evaluados en períodos cortos de tiempo. Así mismo, para aquellas personas cuyo perfil es extremo se encuentran los activos en mercados emergentes, los cuales se considera que seguirán generando óptimos resultados durante el futuro próximo.