Moody's cambia perspectiva de negativa a estable y reitera calificación Baa2
Última actualización 14/10/2021

Calificación Soberana

Moody's cambia perspectiva de negativa a estable y reitera calificación Baa2

Munir Jalil • Laura Florez • Macro Research BTG Pactual

Citando una tradición de gestión macroeconómica prudente, una capacidad para construir consenso y promover políticas económicas y fiscales y un crecimiento robusto en los próximos años, Moody's Investors Service reiteró las calificaciones de deuda local y en moneda extranjera a largo plazo del gobierno de Colombia en 'Baa2', y cambió la perspectiva de negativa a estable.

 

En su comunicado, Moody's señaló que reiteró las calificaciones de Colombia porque sus métricas de deuda e intereses están en línea con las de otros países con calificación Baa. Además, señaló que el país aprobó medidas fiscales, como cambios en la regla fiscal para apoyar la estabilización de la deuda, a pesar de los desafíos que presenta la pandemia y las crecientes tensiones sociales. Sin embargo, destacó que la reforma fiscal aprobada no aborda plenamente algunos desafíos estructurales. Así mismo, Moody's indicó que el crecimiento a mediano plazo sigue apoyando la estabilización de la deuda y representa una fuerte resiliencia del país a los shocks, a pesar de los desafíos relacionados con la infraestructura y el mercado laboral. Así, Moody's actualizó su previsión de crecimiento para 2021 del 5% al 8%.

 

La decisión es una sorpresa, ya que se esperaba que Moody's rebajara la calificación del país un escalón. Sin embargo, el hecho de que no se moviera en esa dirección y que eliminara la perspectiva negativa puede considerarse un avance positivo.  No esperamos movimientos del mercado en respuesta al anuncio de Moody's, ya que las variables que influyen tanto en las tasas locales como en las divisas en las últimas semanas son más de naturaleza externa. Además, cabe señalar que un supuesto clave detrás de la decisión de Moody's es la continuación de políticas macroeconómicas prudentes por parte del próximo gobierno, incluida la implementación de un programa de reducción del déficit fiscal. Así, la hoja de ruta macroeconómica del próximo gobierno, que asumirá el cargo en agosto de 2022, será el principal factor desencadenante de una mejora o rebaja de calificaciones. Moody's espera una nueva reforma fiscal para garantizar aún más la estabilidad de las métricas de crédito, y la introducción de nuevas medidas que potencialmente puedan reducir los desequilibrios fiscales y externos. Sin embargo, un ajuste forzado que reduzca el déficit o aumente los ingresos tributarios equivale a comenzar el período presidencial con el pie equivocado debido a la tensión social que deja el gobierno actual. Señalamos entonces que la reducción del déficit en el corto plazo sería difícil de lograr, ya que el próximo gobierno tendrá que gastar capital político en una reforma tributaria estructural requerida para equilibrar las fuentes y los usos o reducir el gasto abruptamente en las magnitudes requeridas.

 

 

Compártelo en:

Otros contenidos relacionados:

Otros contenidos relacionados: