Panorama colombiano frente a la pérdida de inversión en el corto y mediano plazo
Última actualización 11/08/2021
¿Cuáles serán las repercusiones e impacto de esta decisión en un panorama de recuperación económica?

En los últimos meses se anunció por parte de dos calificadoras internacionales la pérdida en el grado de inversión de Colombia, hecho que ha abierto interrogantes frente al panorama económico nacional, entre ellos ¿cuáles serán las repercusiones e impacto de esta decisión en un panorama de recuperación económica? ¿Cuál es el plan que se tiene para poder recuperar este indicador y cuánto tardaría el país en lograrlo?

 

La primera calificadora fue Standard & Poor’s (S&P), que tras el estallido social que obligó el retiro de la propuesta de reforma tributaria por parte del Gobierno, quedando en el limbo la ruta de acción para la recuperación de las finanzas nacionales, anunció el “grado de no inversión especulativo” para el país.

 

Lo anterior, ocasionó un efecto rebote en las tasas de interés de los títulos colombianos, incrementándolas de una forma esperada. Posteriormente, frente a todo pronóstico, se identificó un mantenido interés por parte de los inversionistas extranjeros por adicionar a las compras que venían haciendo de deuda colombiana desde el mes de abril. Esta situación llevó a que los movimientos al alza tanto en el dólar como en las tasas de los TES observados tras el anuncio de S&P se revirtieran de forma relativamente rápida.

 

Algunas semanas después, Fitch Ratings se sumó a esta decisión, pero su impacto en el mercado fue menor. Sin embargo, queda claro que el impacto de esta decisión sería más a mediano y largo plazo, toda vez que, con los incrementos de costos de fondeo para el sistema financiero, se podría rezagar un poco el proceso de bancarización y con ello el desarrollo financiero del país.

 

Inicialmente, los efectos tanto para empresas públicas como mixtas estarían asociados a un incremento en las tasas de interés que éstas tendrían que pagar por eventuales nuevos préstamos con entidades financieras en el extranjero. Adicionalmente, el mayor riesgo país se traduciría en un incremento del costo de fondeo y con ello se reducirían el número de inversiones que podrían ser rentables en Colombia.

 

Otra de las repercusiones que trae consigo la pérdida del grado de inversión, es lo que podría pasar con valor de la moneda colombiana, que para 2021 ha visto un 10 % en devaluación, motivada por cuatro fuerzas de naturalezas diferentes:

 

  1. La fortaleza del dólar como moneda global.
  2. Variaciones en el precio internacional del petróleo.
  3. La cuenta corriente nacional que refleja el proceso de reactivación y recuperación económica.
  4. El riesgo soberano del país que se ve afectado por la pérdida del grado de inversión y por la coyuntura social y política vivida en las protestas de los últimos meses.

 

Y en adición a lo anterior, se ha sumado un nuevo actor: Moody’s, otra de las calificadoras que aseguró la baja probabilidad de mejora en las calificaciones de inversión de Colombia en el corto o mediano plazo, teniendo en cuenta factores como la falta de una política fiscal clara, el no cumplimiento de las metas de la Regla Fiscal y el poco control en los niveles de la deuda del Gobierno que aumentaron a causa de la pandemia.

 

Aun así, BTG Pactual estima que el PIB del país cerrará 7.0 % este año y que podría recuperar los niveles de PIB de 2019 en el primer semestre de 2022, siempre y cuando se consolide el proceso de recuperación y no tengamos mayores sorpresas en términos de la pandemia o del proceso electoral que se avecina el año entrante.

 

Compártelo en:

Otros contenidos relacionados:

Otros contenidos relacionados: