¿Qué tan eficiente es la nueva reforma tributaria para Colombia?
Última actualización 08/09/2021

Considerando la próxima aprobación de la Reforma Tributaria en el Congreso de la República, analizamos su contenido e implicaciones económicas a largo plazo y las expectativas que genera de ser aprobada.

Durante los primeros días de agosto el Gobierno radicó el proyecto de ley ante el Congreso de la República. Ha tenido diversas modificaciones por la inclusión de nuevas proposiciones incluidas por los ponentes asignados, pasando de 35 a 55 artículos. A pesar de los cambios, la esencia del proyecto de recaudar recursos para disminuir los índices de pobreza se mantiene y se espera que sea aprobado en Plenarias de Cámara y Senado en las próximas dos semanas.

Principalmente, la reforma propone obtener ingresos aumentando la tasa de renta para empresas y limitar el impuesto de renta del ICA. Adicionalmente, pretende disminuir la regla fiscal para los próximos dos años. No es una iniciativa que haga cambios estructurales, ni despeja el panorama fiscal del país o trata los temas más delicados de tributación (IVA, impuesto a la renta, entre otros); sin embargo, se ajusta para aliviar las repercusiones financieras que ocurrieron durante el estadillo social del Paro Nacional.

La mayoría de estas proposiciones están dirigidas a aumentar el gasto en vez de las fuentes de ingreso. Por ejemplo, le apuesta a ampliar el Programa de Apoyo para el Empleo Formal (PAEF) dando un subsidio del 40 % del salario mínimo a empresas con nómina de empresas menor a 50 mil empleados, que se hayan visto afectadas por la pandemia. También, lo extiende a subsidiar nuevos empleos con un 25 % del salario mínimo a jóvenes sin empleo y un 15 % a mujeres de cualquier edad.

Por supuesto, como toda reforma, tiene unos obstáculos para la aprobación de algunos artículos como los relacionados con la austeridad del gasto del Gobierno, lo que envía un mensaje negativo, considerando que fue una las exigencias durante las protestas sociales. Debería incluir un techo del gasto, recortes o fusiones de instituciones.

En este posible nuevo marco tributario, se esperaría que el 2022 sea una oportunidad para ajustar los gastos y reducirlos, teniendo en cuenta que es un año electoral. Por esta razón, resulta necesario disminuir el presupuesto asignado por sectores considerando que, en proposición con la economía, el porcentaje obtenido únicamente cae 1 punto del PIB, por lo que no genera ahorro. 

Pero, en realidad, la clave está en que tanto el Gobierno actual como el próximo, comprendan que no sólo es bajar el déficit fiscal, sino que se deben crear estrategias para que Colombia aumente su inversión a largo plazo y tenga un crecimiento perdurable, lo cual es retador por variables como la situación social y el aumento de la pobreza ocasionado por el COVID-19, pero no imposible.

 

 

Compártelo en:

Otros contenidos relacionados:

Otros contenidos relacionados: