Actualización del Plan Financiero 2021 La noche siempre es más oscura justo antes del amanecer
Última actualización 31/03/2021

Munir Jalil ● munir.jalil@btgpactual.com 

El Ministerio de Finanzas presentó ayer su Actualización del Plan Financiero 2021. Los números indican una ligera mejora en las métricas de 2020, pero un deterioro significativo en el déficit fiscal para 2021. El aumento del déficit este año se explica principalmente por la continuación de los gastos por la pandemia y algunas inversiones adicionales dirigidas a impulsar la actividad económica. A fin de cuentas, el gobierno desveló la realidad del espacio fiscal extremadamente limitado que hay disponible y la apremiante necesidad de aumentar las rentas a partir del próximo año para demostrarles a las agencias de calificación el compromiso con la consolidación fiscal; pero seguimos observando altas probabilidades de que se pierda el grado de inversión este año, lo que se agrava con estos anuncios gubernamentales. 

2020: Un poco mejor que la realidad 

El gobierno mostró que el déficit fiscal del año pasado fue del 7,8%, una mejora de 5 puntos porcentuales respecto de su última expectativa del 8,3%. En su mayoría la mejora del déficit fiscal se debe a que los gastos de ayuda de emergencia fueron menores de lo esperado (-8 puntos porcentuales del PIB); esto más que compensó la reducción de las rentas fiscales (-3 puntos porcentuales del PIB). El ministro Alberto Carrasquilla señaló que la reducción de la ayuda de emergencia se usó como fondos trasladados a 2021, puesto que el gobierno tuvo que adaptarse para lidiar con una crisis que ahora durará dos años y no uno como se previó originalmente (ver Cuadro 1).

Cuadro 1:

Imagen eliminada.

Fuente: Ministro de Finanzas 

2021: Una verdad terrible pero necesaria 

El gobierno reveló que para 2021 el escenario fiscal será peor que el año pasado. En particular, el déficit fiscal aumentará al 8,6% del PIB, 8 puntos porcentuales por encima del 7,8% del año pasado y 3,5 puntos porcentuales por encima de la expectativa del 5,1% publicada inicialmente en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP) el año pasado y la última estimación del gobierno, que entonces ubicó el déficit fiscal de 2021 en 7,6% del PIB. La mayor parte de este aumento se explica por el gasto adicional relacionado con la ayuda de emergencia (1,7% del PIB) y la inversión (1,3 del PIB). En concreto, de estos cálculos nos preocupa el crecimiento esperado de las rentas fiscales (13,5% interanual), que no cambió pese a que cuando salió ese número el gobierno estaba usando un crecimiento del PIB del 6,6% y no el actual 5%. Por consiguiente, vemos un riesgo de menor crecimiento de las rentas fiscales y, como resultado, un posible incremento adicional del déficit fiscal. Además, resulta imperativo que la venta de ISA a Ecopetrol se dé este año, puesto que las ganancias esperadas ya se cuentan como parte de otros ingresos (ver Cuadro 2). 

Cuadro 2:

Imagen eliminada.

Fuente: Ministro de Finanzas 

En cuanto a las fuentes y usos de este año, el gobierno mostró que la financiación del déficit fiscal este año se logra sobre todo por el aumento de las subastas de los TES (COP 10 billones), un remanente mayor (COP 10 billones) y la reducción de las amortizaciones (COP 10 billones), gracias a las operaciones de gestión de pasivos (ver Cuadro 3). 

Cuadro 3:

Imagen eliminada.

Fuente: Ministro de Finanzas 

En la rueda de prensa el ministro Carrasquilla también dejó claro el hecho de que con cualquier sorpresa negativa que provoque incrementos adicionales del déficit fiscal habría que discutir su financiación con el Congreso, lo que significa que el espacio fiscal disponible es extremadamente limitado. 

Esta actualización de las principales variables fiscales de estos años y el comportamiento esperado de las relaciones de deuda/PIB a mediano plazo demuestran la importancia de que se apruebe una reforma fiscal este año equivalente al 1,5% del PIB. No obstante, estimamos que la discusión y la aprobación de ese proyecto de ley en el Congreso sean difíciles y, al final, el Congreso probablemente apruebe una versión suavizada de la reforma fiscal que debiera aumentar la probabilidad de que el país pierda su grado de inversión el segundo semestre del año. 

Compártelo en:

Otros contenidos relacionados:

Otros contenidos relacionados: