Tanto el exceso como la falta de información son dañinos para tomar decisiones
Asset Management
Asset Management
Última actualización 01/06/2021
La falta de información ya no es una excusa para tomar decisiones de inversión equivocadas. Después de todo, este ingrediente es abundante en los medios a los que accedemos diariamente.

La inseguridad del inversionista se debe paradójicamente al exceso de información. Tantos consejos, normas y fuentes causan la sensación de que estamos un paso detrás de la información ideal.

En lugar de buenas recomendaciones de inversión, lo que falta son buenos inversionistas. Personas capaces de filtrar los excesos y no dejarse abrumar por la ansiedad o la euforia informativa.

Para invertir bien, debe tener en cuenta que:

  1. Nunca tendrá toda la información disponible sobre cualquier inversión en sus manos;
  2. Siempre habrá inversiones que producirán más que la elegida;
  3. Los rendimientos espectaculares dependen en gran medida de la suerte o de cierto grado de especulación; y
  4. Una rentabilidad mediana y consistente produce más resultados que grandes rendimientos sujetos a alto riesgo.

La simplicidad es la clave del éxito de una inversión inteligente

Un error de muchas personas es tratar de ganar más que el promedio del mercado, incluso cuando el promedio es interesante.

Otro error común es dar demasiada importancia a la intuición y hacer caso omiso de la orientación de expertos, como un asesor o el informe de análisis y recomendaciones de un importante asesor.

En la mayoría de los casos, la tendencia de los principales expertos tiende a ser más conservadora, no competir a corto plazo con las estrellas más brillantes en el ranking de inversión.

Estas directrices, sin embargo, tienden a aparecer siempre con cierta prominencia, a pesar de que nunca lideran estas listas. Las alternativas ganadoras, a su vez, generalmente se reemplazan de vez en cuando, incorporando más riesgo.

El hecho es que existen muchas inversiones simples e inteligentes en el mercado. Sin embargo, son despreciadas por aquellas víctimas de la fiebre de ganancias espectaculares.

Las inversiones más complejas consumen más de nuestras vidas. Si su inversión ocupa más de su tiempo libre, o roba horas de sueño, o es una fuente de preocupaciones y úlceras en su vida, probablemente eligió la inversión equivocada.

Conclusión

Una inversión inteligente es lo que le trae una sensación continua de satisfacción y seguridad, no le asusta en crisis y no toma demasiado tiempo ponerse al día con ella. Estas características se encuentran en cualquier mercado, y corresponde al inversor tratar de aprobarlas.

 

Recuerde que cuanto más simple sea su rutina de inversión, mejor será su vida personal. Después de todo, invertirá su tiempo en el mejor activo disponible: su calidad de vida, su salud y sus relaciones.

 

Compártelo en:

Otros contenidos relacionados:

Otros contenidos relacionados: